Resentimientos Fronterizos

Ya han pasado 126 años desde que finalizó la guerra del Pacifico que enfrentó al Perú y Chile y con ello la perdida para nuestro país de la ciudades de Tarapacá y Arica, ricas en salitre y guano, convirtiéndose en una de las peores tragedias que nos ha tocado vivir.

Sin embargo, tras ese conflicto que sumió al Perú en un dolorosa crisis económica y convirtió al país del sur en nuestro nuevo vecino, una nueva frontera, el Tratado de Ancón por el cual ambas naciones ponía fin a sendos conflictos armados no pudo zanjar los remordimientos que año tras año se avivan en ambas partes.

Estoy seguro, que jóvenes y/o adolescentes no conocen claramente los motivos de la controversia por la delimitación marítima que viene siendo aprovechada por muchos utilizando un sin fin de motivos para despabilar rencores, cóleras… Que la denominación de origen del pisco, la pertenencia del maíz, la chica, la papa a la huancaína, en fin.

Flag-Pins-Chile-Peru

Hay reconocer que el acuerdo comercial entre ambas naciones han propiciado le expansión de nuestros productores locales y el empleo nacional. Es hora dejarnos de chauvinismo y mirar al futuro con esperanza y positivismo, asumiendo la idiosincrasia de los países desarrollados que a pesar de las enormes pérdidas humanas y el resquebrajamiento de sus economías como resultado de las guerras que enfrentaron, han suscrito importantes acuerdos comerciales, caso Rusia y Alemania cuyos importantes consorcios han firmado un acuerdo para extraer y vender de forma conjunta, combustible a los consumidores alemanes y europeo, o el caso de Estados Unidos y el Japón, o la de Francia y Alemania, dos países recíprocamente principales socios comerciales y juntos el motor económico de la Unión Europea. Es hora de pensar en el futuro, sin heredar los rencores del pasado.

Publicado en Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


*

FireStats icon Con la potencia de FireStats