Las últimas lluvias y la tradición prima-fásica en Defensa Civil

Ahora que vemos que evidentemente el clima en el mundo ha sufrido ya un trastorno manifiesto y que las contingencias meteorológicas propias de cada estación cuando se presentan tienen un carácter muy fuerte, cuando vemos que el hemisferio norte esta siendo golpeado por una severa ola de frío, que incluso México en estos momentos en su zona sur tiene inundaciones graves por inclementes lluvias, que en el hemisferio austral el crecimiento del caudal de los ríos está causando estragos desde Australia hasta Bolivia, y cuando vemos que nuestro país empieza a ser amenazado por la naturaleza y como en un collage crítico se empieza a declarar alertas amarillas y naranjas en nuestra costa, sierra y selva, y que se reportan inundaciones en San Martín y lluvias fuertes en Lambayeque, sentimos una gran aflicción por los compatriotas que empiezan a sufrir directamente estas calamidades naturales con la amenaza de perdida de vidas humanas, viviendas, plantaciones, ganado y por las consecuencias económicas que van a traer al resto del país con el encarecimiento de los alimentos, el más evidente ejemplo.

En un escrito anterior mío, sobre los desastres del Cuzco, que por su importancia mediática ha ocultado las inundaciones de Puno, dije que es importante profesionalizar nuestro sistema de prevención y mitigación de desastres llamado genéricamente en nuestro país como Defensa Civil, una entidad organizativa que forma parte de la concepción de defensa nacional cara a los militares y que data desde el año 72. Igualmente el plan nacional de prevención y atención de desastres, la Biblia de ese trabajo tiene su origen en un decreto supremo suscrito por el Ministerio de Defensa, por eso extraña que el ministro Rey hable que Defensa Civil pase a manos de los militares, hasta donde más!, si es público y notorio que INDECI, que es una OPD de la Presidencia del Consejo de Ministros e institución a través de la cual se concreta esta labor contra los desastres en el país, tiene tradicionalmente en sus máximos cargos a generales o almirantes de nuestras fuerzas armadas.

Creo que ahí tenemos un atraso que corregir, ya es hora de que este trabajo pase de lleno a la civilidad, se especialice, se fomente su institucionalización más allá de los cambios políticos y tenemos una brillante oportunidad, justamente en la creación reciente del Ministerio del Ambiente, un actor que puede capitanear dicha labor en tiempos en que es importante un conocimiento serio y profundo de los fenómenos climáticos y del ordenamiento territorial; creo que se debería relacionar INDECI con el Ministerio del Ambiente, para que allí prime una labor de investigación y ciencia que nos avise con eficacia las alertas de los peligros climáticos junto con un responsable replanteamiento de la ocupación del territorio; creemos que es importante la labor de mitigar los desastres ya ocurridos, pero más el prevenir, el saber por donde viene la mano, ya que como dijera Bacon “A la naturaleza se la somete, obedeciéndola” y eso es finalmente resultado de darle mayor protagonismo al quehacer científico y tecnológico.

Hasta la Próxima.

Publicado en Uncategorized
Un comentario en “Las últimas lluvias y la tradición prima-fásica en Defensa Civil
  1. Carmen Angelica dice:

    Hola Ing Virgilio
    Como dijo mi Padre el Ingº Juan Torres C. “La Naturaleza es tu mejor amiga o tu peor enemigo”, conocerla y respetarla es el principal tema en la construcción, comparto con Ud que el Ministerio del Ambiente debe tener mayor presencia en el tema de seguridad y sobre todo un ordenamiento planificado, que debemos tener en las ciudades, en el campo y respetar aquellas areas protegidas que son el futuro del Perú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


*

FireStats icon Con la potencia de FireStats