Los buenos ejemplos de la Región San Martín.

Los buenos ejemplos de la Región San Martín.

La inauguración la semana pasada de una vía asfaltada de 48 kilómetros que une la troncal de la ex carretera marginal de la selva ahora llamada “Fernando Belaúnde” con el pueblo de Cuñumbuque puerta de entrada al fértil y ganadero Valle del Sisa y desde ahí a Zapatero y San José de Sisa, incorpora 282,000 hectáreas para el desarrollo agropecuario de esa región.

Dicho logro es un ejemplo de lo que venimos reclamando como derrotero para el país, el desarrollo de la infraestructura vial como motor de desarrollo y oportunidades para los pueblos del Perú profundo. Sin embargo, esta obra ejecutada con transferencia directa de recursos al gobierno regional de San Martín sustituyendo a la política tradicional de exoneraciones tributarias en la selva que sólo ha servido sólo para beneficiar a pequeños grupos de poderosas empresas en la amazonía, es quizá un hecho tan importante de resaltar como la carretera misma.

El golpe timón dado por Cesar Villanueva, el presidente de la Región San Martín, distanciándose de los empresarios locales y de una óptica sacralizada por más de 40 años en toda la Amazonía Peruana que reclamaba que por razones de distancia geográfica se otorgaran beneficios y exoneraciones tributarias para los bienes y combustible que se comercian allá con el fin de ayudar a su población en general, al parecer colapsó hace rato, pues ese objetivo se corrompió al concentrarse hace unos años atrás en tan sólo 40 empresas en toda la selva peruana más del 50% del beneficio del reintegro tributario y también que en sólo cinco se aglutinara el 84% del crédito fiscal especial; dejando claro que los directos beneficiados de esta situación han sido objetivamente sólo un 2% de la población selvina. Hasta el año pasado se calculaba que por esas exoneraciones tributarias el fisco nacional dejaba de recaudar alrededor de 500 millones de soles al año.

Por lo que es remarcable la decisión del Presidente Villanueva de ponerle el cencerro al gato y abrir un horizonte de realismo que a la larga dará mejores resultados a contracorriente de lo que venia ocurriendo. Los gobiernos regionales de Amazonas, Ucayali, y Madre de Dios parecen encaminarse por esa senda, mientras que el de Loreto, el más renuente a los cambios calla en todos los idiomas.

La nueva obra vial fue ejecutada por la firma brasilera Odebrecht a un costo de 177 millones de soles y terminada dos meses antes de lo proyectado, beneficia a 50,000 habitantes del Valle del Sisa quienes verán desarrollar sus negocios ganaderos y valorizar sus tierras, gracias a esta iniciativa que considero modélica para el resto del país, en especial para la zona sur que tanto necesita de acciones similares.

Hasta la próxima.

Los buenos ejemplos de la Región San Martín.

La inauguración la semana pasada de una vía asfaltada de 48 kilómetros que une la troncal de la ex carretera marginal de la selva ahora llamada “Fernando Belaúnde” con el pueblo de Cuñumbuque puerta de entrada al fértil y ganadero Valle del Sisa y desde ahí a Zapatero y San José de Sisa, incorpora 282,000 hectáreas para el desarrollo agropecuario de esa región.

Dicho logro es un ejemplo de lo que venimos reclamando como derrotero para el país, el desarrollo de la infraestructura vial como motor de desarrollo y oportunidades para los pueblos del Perú profundo. Sin embargo, esta obra ejecutada con transferencia directa de recursos al gobierno regional de San Martín sustituyendo a la política tradicional de exoneraciones tributarias en la selva que sólo ha servido sólo para beneficiar a pequeños grupos de poderosas empresas en la amazonía, es quizá un hecho tan importante de resaltar como la carretera misma.

El golpe timón dado por Cesar Villanueva, el presidente de la Región San Martín, distanciándose de los empresarios locales y de una óptica sacralizada por más de 40 años en toda la Amazonía Peruana que reclamaba que por razones de distancia geográfica se otorgaran beneficios y exoneraciones tributarias para los bienes y combustible que se comercian allá con el fin de ayudar a su población en general, al parecer colapsó hace rato, pues ese objetivo se corrompió al concentrarse hace unos años atrás en tan sólo 40 empresas en toda la selva peruana más del 50% del beneficio del reintegro tributario y también que en sólo cinco se aglutinara el 84% del crédito fiscal especial; dejando claro que los directos beneficiados de esta situación han sido objetivamente sólo un 2% de la población selvina. Hasta el año pasado se calculaba que por esas exoneraciones tributarias el fisco nacional dejaba de recaudar alrededor de 500 millones de soles al año.

Por lo que es remarcable la decisión del Presidente Villanueva de ponerle el cencerro al gato y abrir un horizonte de realismo que a la larga dará mejores resultados a contracorriente de lo que venia ocurriendo. Los gobiernos regionales de Amazonas, Ucayali, y Madre de Dios parecen encaminarse por esa senda, mientras que el de Loreto, el más renuente a los cambios calla en todos los idiomas.

La nueva obra vial fue ejecutada por la firma brasilera Odebrecht a un costo de 177 millones de soles y terminada dos meses antes de lo proyectado, beneficia a 50,000 habitantes del Valle del Sisa quienes verán desarrollar sus negocios ganaderos y valorizar sus tierras, gracias a esta iniciativa que considero modélica para el resto del país, en especial para la zona sur que tanto necesita de acciones similares.

Hasta la próxima.

Publicado en Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


*

FireStats icon Con la potencia de FireStats