Alternativas a la bronca por el Bono Militar Policial

En declaraciones a la prensa a mitad de la semana pasada el canciller García Belaunde lamentó públicamente que el primer vicepresidente Almirante Giampietri con su defensa del bono militar- policial actuara como “vicepresidente de la oposición y no del gobierno”. Se supone que estamos en el mismo barco dijo, manifestando también que no entendía esas discrepancias en las líneas políticas de acción del gobierno

Para aumentar la tensión Nidia Vilchez, ministra de la mujer, arremetió luego acusando a Giampietri de traicionar al país y al presidente Alan García por querer torpedear la disciplina fiscal con una solicitud pro inflacionaria.

Como siempre los políticos se enseñaron los dientes y luego usaron las disculpas como toallitas descartables. Pero detrás de estas escaramuzas está la realidad de un drama social con las remuneraciones de la familia militar policial reconocido por todos, mas también la falta de decisión de parte del gobierno para atacar este espinoso tema

Nos encontramos frente al reto clásico de la realidad peruana de tener pocos recursos (aunque estemos creciendo) y embalsadas necesidades sociales.

Qué hácer? pues antes que nada habría que recordar que más el 50 % del presupuesto del 2010 lo tenemos ya comprometido para pensiones, salarios, y servicios de la deuda, que hay sectores en los que esta distribución es altísima, así por ejemplo en el Sector Interior el 84% de sus fondos tienen ese fin, dejando sólo 16% para la dotación de equipos, patrulleros y otros bienes que coadyuven a la seguridad de la ciudadanía.

Nadie quiere que se rompa la disciplina monetaria y fiscal que nos permite atraer inversiones en el concierto mundial, pero también no se puede permanecer indolente frente a esta agónica situación en los cimientos de la familia militar-policial, trance que están capitalizando algunos políticos oportunistas o los radicales de siempre que levantan banderas irresponsables para ganar espacio

Creo que debemos hacer de este limón, una limonada como dicen. Que se aproveche esta coyuntura para transparentar y reformular el escalafón remunerativo de las fuerzas armadas y policiales.

Que se trabaje en reducir los marcados contrastes que hay entre lo que perciben los uniformados desde el grado de coroneles hacia arriba y lo que reciben desde comandantes hacia abajo.

Está bien tener privilegios, pero no abusar de ellos. Como decía Don Manuel Gonzalez Prada, si estamos en un mismo barco y las cosas van bien, pues todos a cubierta y a disfrutar del viaje y el banquete por igual y si las cosas no andan tan bien, pues todos a la bodega y a comer galletas con agua.

Hay que trabajar en un esfuerzo de transparencia que aclare tantos rubros singulares en las boletas de pago de los miembros de los cuerpos armados y que quede prístino cuánto realmente sacan en cumplimiento fáctico de sus imposiciones y derechos. Eso sería muy importante porque devolvería a nuestra fuerza armada y policía una moral imbatible y un respeto ciudadano que necesitan recuperar desde el fujimorismo.

Tampoco hay que descuidar el hecho importante que en algunos casos justificados hay que pagar bien a cuadros militares altamente calificados como los pilotos, por ejemplo, que por sueldos bajos terminan desalentándose de seguir en la carrera militar y pasan a engrosar la aviación privada. Si el Estado ha invertido en su formación debe de cuidar de remunerarlos bien para que continúen en la vida de las armas.

Aprovechemos la oportunidad para sacudirnos de esas viejas mañas que hacen que el dinero –que siempre nos falta– se distribuya mal al interior de los cuerpos armados, con altos mandos superprivilegiados en detrimento de sus camaradas de armas de menor rango, a los que incluso manipulan como de carne de cañón para mantener ese status quo.

Hagamos esa reforma salarial con objetividad y técnicamente afirmados en la misma pasión que pusieron Grau y Bolognesi para defender al Perú.

Publicado en Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


*

FireStats icon Con la potencia de FireStats