Poniéndole cerco a la futura fauna congresal

Lo que ha pasado con la denuncia de violación del Congresista Luis Bedoya de Vivanco, figura prominente del PPC ex alcalde Miraflores y último hijo de Don Luis Bedoya Reyes fundador de ese partido, me ha traído a la memoria lo ocurrido en el gobierno pasado, con el episodio lamentable de Leoncio Zacarías Torres Ccalla congresista de Perú Posible quien también fue denunciado por intento de violación. Posteriormente éste que fue desaforado por el congreso y luego sometido a un proceso penal que terminó en una condena de 8 años. Esperemos que esta vez que los otorongos que no saben comer otorongo sean imparciales en sus apreciaciones con esta denuncia y no prime que el Señor Bedoya tenga detrás al PPC representante de grandes intereses económicos en el país.

Por el prestigio del congreso, el que peca y a la vez delinque debe pagar por sus acciones erradas como ha ocurrido con la congresista Rocío Gonzales de Unión por el Perú y Arequipa, más conocida como “Robaluz” ya que fue sentenciada, a comienzos de este periodo, por sustraer energía eléctrica de un poste aledaño a su fábrica, por lo que fue desaforada del congreso.

Y es que debe haber sanciones ejemplares para mantener a raya a gente que llega al congreso y cree que la condición de inmunidad parlamentaria es de “impunidad parlamentaria” por lo que deben las sanciones deben ser tajantes asi sean judiciales o simplemente parlamentarias como pasó con Elsa Canchaya de Unidad Nacional y Tula Benites del APRA que fueron desaforadas por contratar empleados de manera irregular costándoles esa gracia sus escaños en el parlamento. También se ha desaforado al congresista Gustavo Espinoza de Chiclayo llegado al congreso por UPP por enviar a 50 legisladores chilenos un video en que el general Edwin Donayre, decía frases antichilenas. Ese irresponsable hecho generó un lío diplomático con el país del sur.

Sin embargo, aún se siente que las sanciones parlamentarias con las cabezas de los grupos políticos son tibias, recordemos los casos de: Walter Menchola de Solidaridad Nacional que fue suspendido por 120 días por contratar de manera irregular a una joven vinculada sentimentalmente con él; o a José Vega Antonio de Unión por el Perú que por haber contratado indebidamente como empleada a la conviviente de su hijo, sólo fue suspendido por 30 días; lo mismo pasó con la congresista humalista Yaneth Cajahuanca por haber incurrido en una serie de contrataciones irregulares de personal para su despacho.

O denuncias que simplemente han quedado ahí quizá para no agravar más el desprestigio del congreso que actualmente cuenta con sólo el 18.4 % de aprobación ciudadana, como la de Rosario Sasieta de Acción Popular, hecha por su ex secretaria quien reveló que la ‘Señora Ley’ la maltrataba verbalmente, se quedaba con parte de su sueldo e incluso le obligaba a lavarle los pies; o del congresista nacionalista Victor Mayorga que fue acusado por su ex asesor Isidro Villa de hacerlo planchar sus camisas y trabajar como guardián en su casa, aunque después el asesor se retractó y dijo que la esposa del congresista lo arrastró a declarar como lo hizo.

Ya ni hablemos de las acusaciones que penden sobre la congresista humalista Nancy Obregón de estar más vinculada de lo que dice con su asesor Max Caller que cayó con 140 kilos de cocaína, o del otro humalista José Maslucan que quiso apropiarse de un terreno colindante a su casa en La Molina; o del aprista Edgar Núñez que tuvo que reconocer a su hija para evitar el escándalo; o la del fujimorista Ricardo Pando que contrató a una dama como auxiliar y que al enterarse su esposa de ese hecho lo terminó acuchillando por la espalda; y para terminar no olvidemos al humalista Miro Ruiz que acabó a balazos con un perrito schnauzer porque le ladraba a sus pollos. Y mejor lo dejo ahí porque hay también casos de los llamados congresistas mudos sobretodo intentando contratar personal irregularmente.

Estos hechos nos traen a la memoria inevitablemente otras asonadas groseras en que se han visto involucrados los llamados padres de la patria en el pasado, como el caso de Víctor Valdez congresista de Perú Posible quien para justificar sus ingresos en su declaración jurada declaró tener una biblioteca de un millón de dólares, que al serle exigida de mostrar resultó ser una colección de libros viejos y humedecidos; o la desfachatez de los congresistas también de Perú Posible Enith Chuquival que dijo abiertamente a los periodistas: “si quieren ganar más plata, postulen al Congreso” mientras los acusaba de envidiosos, o al finado Gerardo Cruz Saavedra Mesones, ex policía y congresista por Chiclayo por PP quien juró solemne en un lapsus “por Dios y por la plata” que lo convirtió en inmortal.

Es por ello, estimados amigos que frente a un nuevo proceso electoral que se avecinara rápidamente, hacemos un llamado a los partidos políticos a reclutar mejor a sus candidatos, mejorar sus filtros, a convocar a gente que haga noticia no por el despropósito y la vulgaridad sino por el aporte, la prudencia y el servicio público.

Pero sobre todo este llamado es hacia el ciudadano a fin que haga un esfuerzo de informarse mejor, de evaluar mejor a sus candidatos, ahora hay muchos medios para indagar sobre que clase de gente vamos a sentar en las curules para los próximos 5 años, aprovechemos estos 10 últimos años de impresentables en el congreso para saber intuir a quien tenemos al frente. Podemos hacer un cambio que nos traiga aunque sea pálidamente esos congresos ejemplares de los años 70.

Hasta la próxima.

Publicado en Uncategorized
Un comentario en “Poniéndole cerco a la futura fauna congresal
  1. Viviana Fernandez Acuña dice:

    Tio Virgilio , espero que se encuentre bien, este es el primer articulo que leo de usteded y sinceramente los felicito , he kedado encantada de la forma tan versatil que escribe..Desde hoy leeré siempre sus publicaciones. Excelente!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


*

FireStats icon Con la potencia de FireStats