Mis saludos a Chiclayo en su aniversario

Con una indudable importancia en los tiempos precolombinos, prueba de ello son los descubrimientos arqueológicos admirados en todo el mundo y que permiten conocer mucho de su rico pasado como el Señor de Sipán en Huaca Rajada, el Señor de Sicán en Batán Grande, y Túcume los cuales se encuentran en su entorno, la ciudad de Chiclayo, capital de la Región Lambayeque desde la llegada de la república ha ido retomando el protagonismo que tuvo en su pasado autóctono y que fuera eclipsado durante la presencia española que la redujo a una sencilla villa de indios y mestizos en el camino que unía a Lambayeque con Saña. Fue conocida durante esa época como Santa María de los valles de Chiclayo y no llegó a tener gravitación en ese tiempo lo cual se refleja en la carencia de construcciones coloniales relevantes.

Chiclayo más bien es moderna, es hechura de la república, tiempo desde el cual volvió a reencontrar su camino de protagonismo, primero al interior del departamento y luego en el norte peruano. Chiclayo es de esas ciudades que florecen en cruces de caminos, ciudades que surgen espontáneamente por las necesidades de conectar universos geográficos a través de la fuerza del comercio. Nuestra querida ciudad es equivalente a Samarkanda, Chicago, Amberes, o Estambul, ciudades a las que su posición privilegiada va marcarles un rol principal que nunca podrán rehuir aun cuando por alguna circunstancia temporal hayan visto opacar su solera.

Sin embargo. Chiclayo no es solamente pujanza industriosa de sus gentes. Es también tierra de libertades recordemos en esta efemérides el papel decidido a favor de la causa independista que jugó junto a Lambayeque proclamado su independencia a fines de diciembre de 1820, siendo una de las primeras poblaciones peruanas en manifestar su ansia de libertad. Uno de sus hijos fue el Coronel Leonardo Ortiz honrado por el generalísimo Don José de San Martín como benemérito de la patria. Igualmente en 1867 tuvo esta ciudad una destacada acción en el derrocamiento del régimen dictatorial de Mariano Ignacio Prado en la rebelión que comenzó en estas tierras Don José Balta, que fue líder del llamado Ejercito Constitucional del Norte que un 7 de enero inició la caída de ese régimen desde Chiclayo. Como consecuencia de esa acción el Perú recuperó la Constitución de 1860, que marcó una era de modernización política y de paz de nuestro país, que había padecido durante los primeros 40 años de su historia una enorme inestabilidad política. Pocos quizá recuerden el porque las principales calles de Chiclayo lleven esos nombres, fue en recuerdo de la victoria de Balta al frente de un ejército defendiendo la constitucionalidad y las leyes. Nunca olvidemos ese gesto libertario y republicano que enaltece a nuestra ciudad.

Pero Chiclayo no es solamente pasado generoso sino es también proyección al futuro en compromiso con lo mejor de ese pasado que lo precede. Es un crisol de razas comprometido con el progreso y va hacia él con paso firme, es obra de sus hijos nacidos bajo su sol como también de sus hijos venidos de otras partes como es mi caso. La ciudad concentra más del 68% de la población del departamento que es un 93.5% población urbana y con ocho universidades se está convirtiendo en un polo donde se dan la mano la educación y los negocios, cuenta con una oferta de 24 entidades bancarias que han crecido en sus colocaciones más del 28% el año pasado.

Ha crecido también en su infraestructura comercial siendo una de las principales ciudades del interior del país que más rápidamente ha avanzado en ese aspecto. Igualmente sigue creciendo su movimiento inmobiliario. Asimismo Chiclayo como cabeza de una región que contribuye al 3.44% del PBI nacional gracias a la producción de arroz y caña de azúcar, que tiene avances interesantes en el mundo de la agro exportación que con los hermanos Perales Huancaruna -por ejemplo- ya han superando a Camposol el año pasado en volumen de exportación convirtiéndose en la primera agroexportadora del país, con un proyecto Olmos que se viene y que hará que la producción regional crezca en un 10% y que a diferencia de Chavimochic proyecta generar muchas fábricas de transformación, con una PEA ocupada al 94.4 % , con proyectos mineros de cobre en Cañarico que pronto se harán realidad, con el inicio de la explotación petrolera cerca al mar de Pimentel que se estima producirá en cantidad similar a Talara nuestra ciudad va a incrementar indudablemente su importancia en el contexto nacional.

Y todo ello es obra de sus hijos, que con esfuerzo y creatividad como buenos herederos del alma Muchik destacan a nivel nacional empezando por el Alcalde de Lima, Luis Castañeda, por ejemplo.

Es por ello que en esta fecha noble quiero expresar mis votos más fervientes para que Chiclayo siga robusteciendo con fuerza el lugar de preeminencia que desde tiempos milenarios le ha tocado tener en el norte peruano. Salud en tu día heroica, acogedora, pujante y hermosa ciudad de la amistad!

Publicado en Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


*

FireStats icon Con la potencia de FireStats