Café de Sandia, el etiqueta azul de los cafés

Todo objeto, empresa o comida transcendental para la humanidad tiene un origen muy particular, en muchos casos hasta fantástico.  La historia del origen del café no es una excepción. Existen muchas leyendas sobre su origen, pero una de las más difundidas entre  musulmanes y cristianos, cuenta que en una ocasión en que el Profeta se encontraba enfermo, se le apareció el ángel Gabriel y le devolvió la salud y virilidad, ofreciéndole una bebida negra como la gran Piedra Negra que hay en La Meca.

Pese al origen fabuloso del café, su difusión  a llegado a todo el mundo, al punto de crearse organismos especialziados en evaluar cada año las mejores muestras de café de américa y del mundo.

El pasado 18 de Abril, en la  XXII Feria de la Asociación Americana de Cafés Especiales (SCAA) se impuso como mejor café especial del mundo, el Tunki Coffee. Este café campeón proviene de la localidad de Tunkimayo, en la provincia puneña de Sandia, a más de 21 horas de la ciudad de Juliaca. Este gloriosos café es producido por  Wilson Sucaticona, se ha logrado imponer frente a otros 139 cafés provenientes de 25 países.

Finalmente, es importante mencionar que el Perú es el primer productor y exportador de café orgánico a nivel mundial gracias al apoyo de Central de Cooperativas Agrarias Cafetaleras de los valles de Sandia (Cecovasa) que se encargan de fomentar el cultivo de estos granos, procesamiento, producción y distribución.

Publicado en Uncategorized
Un comentario en “Café de Sandia, el etiqueta azul de los cafés
  1. JUAN BAZAN H dice:

    Efectivamente es uno de los mejores cafés de nuestro pais, la agencia de aduana donde laboro es quien se encarga embarcar este grano de café al distintas partes del mundo, quien tenga el privilegio de haber probado el producto final no tendra duda del premio otorgado a este café.

    Sldos,
    J.B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


*

FireStats icon Con la potencia de FireStats