¿La Economía se está recalentando? Tómese un relajante Dr. García.

Hace unos días una fuente de la CAPECO me dijo preocupado parece que el gobierno va a cerrar el caño a las inversiones porque tiene temor que la economía se sobrecaliente. Lamentablemente el rumor se convirtió el 11 de mayo pasado en el Decreto de Urgencia Nº 037-2010, que establece medidas de restricción presupuestal en materia económica y financiera, que fundamentalmente recae en los proyectos de inversión pública de las entidades del gobierno nacional, reduciendo hasta en un 75% dicha inversión. Lógicamente pienso debe ser en razón a que en los meses de enero y febrero la inflación osciló un pico alto a tasas de 3.6% y 5.9% respectivamente. Está claro que el “mal de susto” que sufre nuestro presidente cuando escucha esa palabra, lo pone en shock nervioso y como en un reflejo involuntario lo lleva inmediatamente a tener sólo oídos para “duros gurús antiinflacionarios” que como jinetes del Apocalipsis ganan espacio en el Alan actual gracias al culposo pasado que lo persigue. Él que como neo converso radical y abjurante de esa fase de su vida, queda inerme a todo lo que se relacione con la idea de la inflación, entrando en pánico y perturbándose sin control.

Pero nosotros le decimos presidente García, cálmese, relájese, haga una terapia, busque una cura espiritual, está bien le creemos, ya debería estar exorcizado del mal recuerdo de la inflación, y que ese hecho no lo lleve a irse al otro extremo que termine de hacerle perder la objetividad y el análisis fino que hay que tener para tomar decisiones acertadas. Sobre todo ahora que vivimos un tiempo de crisis que necesita que se analicen las cosas con autonomía y reflejos, porque en una situación como ésta, a camarón que se duerme se lo lleva la corriente.

En un escenario internacional tan volátil como el que vivimos, veamos nomás lo que acaba de pasar con Grecia y las subidas y bajadas de la bolsa en todo el mundo por las medidas de salvataje de la Unión Europea, nuestros gobernantes tienen que analizar bien para tomar las decisiones. Algo que respalda ésta opinión, está en que no todo es tan malo como aparenta, hace cinco meses atrás, el pronóstico de crecimiento de la economía peruana para 2010 era de 5%, a ahora está en 6% y, conforme vaya mejorando la situación podría aumentar, según lo afirmó el director del Banco Mundial para los países andinos, Felipe Jaramillo. Igualmente el FMI que tanto criticó a García del 85-90, ha vaticinado “El Perú será el país que más crecerá en toda Sudamérica con un aumento del Producto Bruto Interno de 6,3% este año y 6.0% en 2011 gracias al alto precio de las materias primas y “favorables dinámicas internas”, por lo que entrar en pánico por índices inflacionarios que estuvieron marcados en el verano con el alza artificial del azúcar o los estacionales del pollo, no pueden llevar a decisiones que serían paralizantes para nuestra economía. De otro lado, la inflación subyacente (incremento continuo de precios) casi no existe en nuestro país mientras que en países como Brasil o México llega al 4 ó 5%, cifra que también es baja; no obstante no olvidemos que estos países crecen sin miedo, con inflación y deuda controladas, pero a diferencia de ellos, el Perú es una economía más chica, abierta y menos sujeta a la inflación.

En la economía ahora que nos encontramos ad portas de un mundial del fútbol, también aplica eso de que la mejor defensa es el ataque, que así tuviéramos algo de inflación, pero sin embargo reducida –justificable en una coyuntura internacionalmente muy difícil -, no sería realmente un problema si podemos crecer a 6 ó 7%, mientras vemos que la mayoría de países están pasmados, parados, o cuando no quebrados. En ese orden de cosas no olvidemos que el Perú registró un saldo comercial favorable de US$1,407 millones en los primeros tres meses de este año, casi triplicando los US$513 millones del mismo lapso del 2009.

Por eso no hay motivos para estas medidas que por ejemplo, pueden decaer a la construcción, , justo cuando en este momento se está recuperando a un 14%, cuando tenemos álgida demanda de vivienda, cuando necesitamos contener la desaceleración de nuestro crecimiento, cuando necesitamos seguir creciendo a paso firme para disminuir la pobreza. No creemos que sea atinada una medida depresora, sería un gravísimo error; al contrario miremos al ejemplo de China que sigue a paso firme en la promoción del crecimiento apoyándose en el desarrollo de su infraestructura, desde que Jian Zemin lo decretara al brotar la crisis internacional.

En la última reunión de la ALC-UE en Madrid, el Jefe de Estado griego, George Papandreou, pidió entrevistarse con Alan García, diciendo que el Perú es un país que muestra 100 meses seguidos de crecimiento, una inflación controlada, un sistema financiero sólido y que ha logrado concretar acuerdos comerciales con importantes socios como Estados Unidos, China y Europa, convirtiéndose en un país atractivo e interesante. Si el país ha llegado a tener ese tipo de reconocimientos, no lo echemos a perder, mantengamos el curso y no hagamos caso de los extremistas, sobre todo usted Dr. García recuerde que en los ochentas los extremistas heterodoxos lo llevaron a la “maquinita”, y hoy pueden los extremistas ortodoxos llevarlo a detener el crecimiento de la economía. Como siempre los extremos se tocan, mantengamos la ecuanimidad para poder ver claro lo que nos conviene, por lo que le pedimos desde esta esquina de opinión que rectifique esta medida tan contraproducente que acaba de tomar. Tiempos extraordinarios merecen, medidas creativas y audaces. No dogmatismos.

Publicado en Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


*

FireStats icon Con la potencia de FireStats