Buscándole un sentido al crimen de Stephany Flores.

La semana pasada una noticia triste y lamentable nos alcanzó, el Perú se había convertido en el centro mundial de las miradas de la prensa que cubre las noticias rojas y policiales; se había conocido que un famoso, mediático y sombrío personaje, el ciudadano holandés Joran van der Sloot sindicado como asesino de una joven norteamericana el 2005 en la Isla de Aruba habría quitado la vida de otra muchacha, ahora peruana, quien resultaba ser hija de un prominente empresario limeño.

Se trataba de Stephany Tatiana Flores Ramírez quien a sus escasos 21 años, y curiosamente en el mismo día 30 de mayo, declarado como fecha de la desaparición de la joven Holloway en Aruba, cinco años después caía muerta a consecuencia de un golpe brutal de van der Sloot, según lo ha declarado el asesino a la policía peruana luego de su captura en Chile.

Ella es hija de Ricardo Flores “Riflo” conocido como corredor de autos y que además quien fuera en 1996 -1998 regidor de La Victoria por Cambio 90-Nueva Mayoría, que además fuera candidato en la lista de Federico Salas el 2000 y que fuera denunciado en el cómputo de votos de esa elección por el actual ministro Rafael Rey de haber suplantado a personeros y ordenado a éstos computar los votos a favor de Perú 2000 para presidente. El señor Flores ha sido mencionado notoriamente también en algunos vladivideos por Beto Kouri o Crousillat y hay alguno en que el propio Vladimiro Montesinos se expresa de él como “el hombre estrella, un buen muchacho, buen colaborador”.

Antes de continuar decir que como padre me duele mucho su pérdida y que creo que cada cual drena su dolor en la manera que encuentra pertinente, finalmente esa clase de percances fatales a los que uno no está preparado nos pueden llevar a excesos, sin embargo, como siempre ha sido la sobre exposición y la explotación mediática del tema por parte de todos -tirios y troyanos- lo más deplorable que para mi ha ocurrido en todo esto, más allá la tragedia misma.

Todo el mundo ha hablado morbosamente, de los detalles truculentos de la crónica policial, pero que hay que lo que como sociedad debemos ver de este luctuoso hecho y sacar enseñanza, siendo que además la afectada proviene de una familia que pertenece a la élite nacional, debemos detenernos a pensar que esta pasando con la familia en este Perú actual, pues esta muchacha de 21 años que manejaba una 4×4 del año, que asistía a casinos a las 3 de la madrugada y llegaba a la hora que consideraba pertinente a su casa en manifiesta exposición a los riesgos de la “calle mala”, puede estar significando la punta de un Iceberg de mayores peligros que se cierne como un águila sobre nuestra población joven. Soy alguien que cree en la fuerza de los jóvenes, pero también en que hay que acompañarlos con amistad y confianza, respetando su libertad, pero también concienciándolos de su responsabilidad y obligaciones, sobre todo consigo mismos.

Que el sacrifico de Stephany Tatiana Flores Ramírez nos sirva a todos para reflexionar y mirar hacia a nuestros jóvenes que siempre necesitan apoyo, que no quede tanto dolor inútilmente perdido y regado en las morbosas crónicas policiales.

Publicado en Uncategorized
3 Comentarios en “Buscándole un sentido al crimen de Stephany Flores.
  1. Cristian Castillo dice:

    He leído detenidamente y observado las noticias en este caso, pero sólo he encontrado un común denominador en esta historia que es “la vida loca” que los padres dan a los hijos, me ha hecho recordar una canción de Ricardo Montaner que ya nos advertía de este hecho “no basta”, sin embargo es menester comentar con aquellos que están en el rubro de la educación, que es necesaria preparar a nuestros hijos y/o alumnos para ingresar a la sociedad y no para ingresar a la universidad, no olvidemos que una educación en valores no permitiría estos excesos de nuestros hijos que nos llevan a las desgracias que hemos vivido, no olvidemos dos casos peruanos, una madre, abogada exitosa (Elizabet Vasquez Marín) asesinada por su hija, y otra madre acaudalada mandada a asesinar “supuestamente” por su hija (caso Fefer), común denominador don dinero, hijos criados sin presencia de sus padres y con dinero en abundancia

  2. Agustin Castañeda dice:

    Totalmente de acuerdo con Christian, mucho depende de la formaciòn y las reglas que se impongan en el seno familiar, y estas reglas no solamente deben prevalecer cuando niños, sino con mucha màs disciplina con los adolescentes e inclusive los jòvenes, la generaciòn de jòvenes actuales tienen una cultura donde la libertad es confundida con la autosuficiencia y el autocontrol de sus actos que muchas veces no es mas que libertinaje, y es alli cuando se producen los excesos y estos salen fuera de control que lleva a consecuencias lamentables, creo que es fundamental que los padres replanten su funciòn de padres a tal punto que se retomen las costumbres de crianza de antaño si es necesario

  3. Potita dice:

    a mi me van a perdonar pero con el alto índice de delincuencia y asesinatos que hay en Perú, me parece de chiste que venga un psicópata holandes a matar a esta chica, cualquier noche de cualquier mes podría haberle ocurrido sin holandés alguno de por medio, recuerdo yo un joven torero que fue a debutar allí, apareció muerto en una playa sin ojos sin pelo uff cualquiera sabe… con los detalles del crimen del torero no hace falta que hable más sobre cómo puede cualquiera matarte en Perú, señores cojan otro lugar de vacaciones…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


*

FireStats icon Con la potencia de FireStats